En la actualidad no existe método alguno para evitar la formación ni el impacto de un rayo, por lo que es necesario contar con la protección adecuada a fin de evitar daños en la estructura, los equipos y el personal de una instalación. Mientras que un impacto directo puede tener consecuencias catastróficas para las personas, edificaciones y animales; los daños por causas indirectas suelen ser más numerosos y acompañados de cuantiosas pérdidas económicas. Estos efectos indeseados llegan al interior de las instalaciones de fábricas, hogares, comercios e industrias a través de las líneas de conexión del suministro de energía eléctrica, líneas telefónicas, televisión por cable e incluso por la estructura metálica de los edificios por lo cual es necesario que tanto las acometidas como los equipos eléctricos y electrónicos estén protegidos con dispositivos especialmente diseñados para tal fin.

Los sistemas de protección contra descargas atmosféricas, los sistemas de puesta a tierra, los empalmes equipotenciales y la protección contra sobretensiones son todas disciplinas interdependientes en las que se especializan nuestras recomendaciones técnicas, diseños de ingeniería y líneas de productos para la protección eléctrica de las instalaciones.

Una protección fiable de personas y estructuras requiere un concepto sistemático y exhaustivo con el objeto de reducir al mínimo las amenazas de las corrientes transitorias y otras perturbaciones del sistema. Por ejemplo, ningún terminal aéreo puede atraer y desviar la energía de una descarga atmosférica sin contar con una conexión fiable a tierra. Del mismo modo, incluso el más caro dispositivo de protección contra sobretensiones no podrá ofrecer una protección óptima si no hay instalada una conexión eléctrica de baja impedancia a tierra. Por su parte, un sistema de puesta a tierra de baja impedancia puede suponer riesgos de daños físicos y materiales si no hay una conexión equipotencial. Estas disciplinas interdependientes pueden aplicarse debidamente sólo analizando la instalación íntegra, y no únicamente una parte de la misma o determinado equipo.

En Procella, utilizamos el Plan de Protección de los Seis Puntos desarrollado por ERICO, para nuestros proyectos y soluciones técnicas en al área de protección contra descargas atmosféricas, ya que el concepto sobre el que se basa este plan es un enfoque holístico y coordinado que abarca todos los aspectos de una efectiva protección eléctrica de las instalaciones.

Las seis disciplinas interdependientes que constituyen el plan de protección son:

1. Captar la descarga eléctrica. La captación de la descarga eléctrica debe realizarse hacia un punto de conexión conocido y preferencial empleando un sistema de terminal aéreo diseñado a tal efecto.

2. Conducir esta energía a tierra. La energía debe conducirse a tierra a través de un conductor de bajada diseñado a tal efecto.

3. Disipar la energía en el sistema de puesta a tierra. La energía debe disiparse en un sistema de puesta a tierra de baja impedancia.

4. Conectar todos los puntos de tierra. Es necesario interconectar todos los puntos de tierra para ayudar a eliminar los retornos de tierra y crear una equipotencial.

5. Proteger las líneas de alimentación de CA entrante. Deben protegerse los equipos contra sobretensiones y corrientes transitorias de las líneas eléctricas entrantes para ayudar a evitar averías y onerosos períodos de inactividad.

6. Proteger los circuitos de datos y telecomunicaciones de baja tensión. Deben protegerse los equipos contra sobretensiones y corrientes transitorias de las líneas de telecomunicaciones y de señales entrantes para ayudar a evitar averías y onerosos períodos de inactividad.